Inquisidores y teólogos

Pedro de ValenciaEs de obligado nombramiento en este apartado el humanista Pedro de Valencia (1555-1620), cronista oficial del reino con Felipe III. Haciendo gala de un gran tacto se lamentó de que abundaran con tanto exceso los casos de supuesta Brujería pues decía que sólo infamaban a países tan católicos y nobles como las Montañas del Norte, además de dar lugar a mal ejemplo. No tiene una opinión radical y sin llegar a negar la existencia de seres como las brujas, afirma que se confunden muchas veces a enfermos mentales, así como otros tantos escudan sus comportamientos pecaminosos en su supuesta brujería.

Alonso de Salazar y Frías (1564-1635) uno de los tres jueces encargados del proceso de las brujas de Zagarramurdi, votó negativamente cuantas condenas propusieron sus dos compañeros. Más adelante, ya como inquisidor consolidado, dio como falsas la mayoría de las actuaciones atribuidas a brujos que a él llegaban. Interrogó a casi dos mil personas de cuyos cuestionarios extrajo una gran cantidad de incongruencia en todo lo que rodeaba al aquelarre, verificó como inoperantes los “potages” o ungüentos, e incluso demostró a los testigos y a los propios brujos que cuanto contaban no había sucedido.

Friedrich von Spee

Friedrich von Spee (1591-1635) escribió Cautio Criminalis, un libro sobre Brujería en latín que tuvo un gran éxito. Tanto él, como su traductor al francés el médico Ferdinand Bouvot, habían sido testigos de muchas ejecuciones fruto de procesos por Brujería. Y ambos llegaron a una conclusión parecida a la de Salazar y Frías. La diferencia está en que Spee dejó su pensamiento plasmado en forma de libro convirtiendo el tema en controversia; mientras que Salazar había tenido que sufrir el descrédito de quienes se burlaban porque aparecía en el Auto de fe de Logroño de 1610 y porque había sido ignorada toda su teoría. Spee ha disfrutado de buena reputación ya desde su época.

Spee no niega la existencia de los actos mágicos, pero señala un problema de administración de justicia al dar por ciertos cualquier tipo de indicios para difamar a una persona. Y no sólo esto, sino que se da el mismo trato a quien intenta defenderse de tales acusaciones que a quienes la asumen. Es decir, el acusado es tratado como culpable desde el primer momento. Además las torturas provocan una lista inmensa de falsas acusaciones debidas al delirio de los acusados en un momento de sufrimiento, y no importa cuanto se retracten después. Afirma Spee que muchas veces los propios que se supone que están combatiendo la Brujería, son quienes proponen a sus torturados nuevas víctimas, y es que afirma el alemán que tienen que descubrir nuevos reos y delitos para justificar su trabajo.

Ordalía

En Alemania la cosa se complica, porque a las torturas se añaden las ordalías, defendida por algunos magistrados todavía en el XVII. Las ordalías más comunes en los países germánicos eran el Duelo o juicio de Dios clásico, la ordalía del agua caliente o fría, el juicio de la cruz, la ordalía del hierro candente y la de los alimentos. Aquí en España eran denominadas salvas y fueron reprobadas ya desde el final de la Edad Media y en el Renacimiento, aunque no estaba nuestro país exento de pruebas incluso más absurdas que éstas, que incluso se consideraban pruebas científicas. Un ejemplo es el de la inmersión de la acusada en agua, si flotaba era culpable de Brujería, si se hundía era inocente…

Interrogatorio inquisitorial

Volviendo a Alemania encontramos algo parecido, pues se colocaba a la acusada en una balanza y si su peso era proporcionado a su volumen era inocente, sino culpable. También se podía pinchar a la acusada y si tenía lugares en los que no le dolía es que era bruja; podían tener una marca hecha por el Demonio, etc.

Spee hace una crítica profunda de aquellos que tienen la misión de juzgar si una mujer es bruja, o si no lo es. Dice que muchos de ellos pertenecían al mismo sistema que creían intentar destruir, que eran como una especie de “brujos vueltos del revés”.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s